logo socio
HAZTE SOCIO. Ir al Formulario
Adecagua
Noticia ampliada
Cataluña implanta por primera vez los caudales ambientales con el fin de mejorar el estado de los ríos
Fecha: 101 días 0 horas

La Agencia Catalana del Agua (ACA) implantará, a partir del 1 de junio, la obligatoriedad de liberar caudales ambientales o ecológicos en el 50% de los ríos de las cuencas internas, siguiendo con las directrices que marca el actual planificación hidrológica catalana para el período comprendido entre el 2016 y el 2021 y en línea con los objetivos de la Directiva marco del agua.

Esta implantación será progresiva y hará posible que en el horizonte 2018-20, deba respetar obligatoriamente un caudal ecológico en el 100% de los cursos fluviales catalanes. Esta primera implantación forma parte de los objetivos estratégicos de la planificación de los recursos hídricos y supondrá un paso muy importante en la mejora del estado ecológicos de los ríos, tal como prevé la Directiva.

El Gobierno de la Generalidad de Cataluña aprobó el pasado enero de 2017 el Plan de gestión del distrito de cuenca fluvial de Cataluña y su Programa de medidas, la hoja de ruta de la planificación hidrológica catalana para un período de seis años (2016 -21).

Además de fijar y detallar las inversiones previstas en el ciclo integral del agua para este periodo, cuantificadas en cerca de 1.000 millones de euros, la planificación hidrológica catalana también contempla medidas de obligado cumplimiento como la implantación de caudales ambientales en todos los tramos de río de las cuencas internas.

Primeros caudales propuestos

Precisamente, la Agencia Catalana del Agua, en la última reunión de las comisiones de desembalse de los ríos Ter Llobregat, la Muga y el Foix, además de fijar las reservas de agua para los próximos seis meses en estos sistemas, ha informado de los caudales ambientales que deberán cumplir y respetar obligatoriamente a partir del 1 de junio en estas cuencas.

Concretamente, en el sistema Ter Llobregat ha fijado el caudal del río Ter, que deberá respetar en todo momento, en tres tramos: el Pasteral (caudal que oscilará entre el 1,77 y los 2,22 m3/s), a su paso por Girona (entre 3 y 3,55 m3/s) y en su desembocadura en Torroella de Montgrí (entre los 2,64 y los 4,29 m3/s). En cuanto al Llobregat, este deberá llevar un caudal a la salida de la Baells entre los 0,6 y los 0,9 m3/s, mientras que su afluente, el Cardener, deberá llevar entre 0,45 y 0,56 m 3/s en la salida de Sant Ponç.

En relación con el río Muga, su caudal en Pont de Molins deberá oscilar entre los 173 y los 259 l/s, mientras que el río Foix, a la salida del embalse, deberá ser de entre 37 y 51 l/s.

La importancia de los caudales para la biodiversidad

Los caudales de mantenimiento, también llamados ambientales o ecológicos, son el volumen de agua que se deja de manera constante en el río, con el objetivo de garantizar el buen funcionamiento de los ecosistemas vinculados al medio hídrico. Por lo tanto, este caudal debe ser compatible con el resto de demandas ordinarias de los cursos fluviales, como son los usos domésticos, industriales y agrícolas.

En Cataluña, la determinación y la implantación de estos caudales se hace por separado para los dos ámbitos de planificación hidrológica existentes: las cuencas internas de Cataluña (CIC) y la parte catalana de las cuencas del Ebro y el Garona. La Agencia Catalana del Agua tiene plenas competencias para establecer e implantar un régimen de caudales de mantenimiento en las cuencas internas.

En cambio, en las cuencas catalanas del Ebro y Garona, la ACA realiza los estudios necesarios, el cálculo y la validación de caudales de mantenimiento con los mismos criterios que se refiere a las cuencas internas, con el fin de obtener unos caudales coherentes para toda Cataluña, que transmite al organismo de cuenca competente (Confederación Hidrográfica del Ebro) para su implantación.

La derivación del Ter a Barcelona alcanza un mínimo histórico en 2018.

Incorporación de propuestas

Durante el proceso de configuración de la planificación hidrológica, previo a su aprobación, se llevó a cabo un proceso de participación para ámbitos con el objetivo de detectar posibles problemáticas y plantear la adopción de soluciones y medidas. Un primer borrador del plan se puso a información pública, con el objetivo de que todas las partes interesadas pudieran consultar las medidas y hacer nuevas propuestas. A partir de las alegaciones recibidas, se incorporaron nuevas medidas respecto a los caudales ambientales, como la obligatoriedad de fijar un caudal en los tramos finales de los ríos Llobregat y Muga.

Espacios participativos como la Mesa del Ter han servido para la implantación de caudales ambientales en diversos tramos del río, escuchando e incorporando algunas de las peticiones de las entidades en este ámbito.

Evolución del Plan sectorial de caudales de mantenimiento

Las medidas previstas en el Plan de gestión (PGDCFC) actualmente en vigor sobre la aplicación de caudales ambientales en todos los ríos de las cuencas internas se han hecho a partir del Plan sectorial de caudales de mantenimiento, aprobado por el Gobierno catalán en 2006 y basado en rigurosos estudios científicos en los que se definían los caudales que deberían respetarse en los ríos para garantizar un buen estado de los ecosistemas.

La actual planificación hidrológica catalana contempla una aplicación gradual y progresiva -establecer las fechas temporales y los valores concretos- los caudales ambientales previstos en el plan sectorial. De este modo, se analizará la repercusión de los caudales ambientales aplicados y, en caso de que no se detecte una mejora consistente y continuada en el estado de los ecosistemas fluviales, se estudiará la posibilidad de incrementar los caudales ambientales.

Este futuro incremento, tal y como se describe en el Plan, debería ir acompañado de medidas de aportación de nuevos recursos que permitan salvaguardar las garantías de los abastecimientos. Es importante destacar que por primera vez en Cataluña se fijan caudales de mantenimiento de obligado cumplimiento por los aprovechamientos existentes.

Fuente: Agencia Catalana del Agua.